miércoles, 2 de noviembre de 2011

Entre la Nada y el Vacío



No puedo sentir. Toco la Nada y percibo el Vacío. Creo verlo todo, pero en realidad oscuridad y luz son una mezcla de matices desconocido y los objetos que logro vislumbrar me son tan indiferentes como baratijas en un estante sucio. 

Me cuesta escribir. Toda mi pasión yace congelada en algún recóndito lugar de mi cerebro y estas palabras surgen de rasguñar el papel con el lápiz, son meros restos de letras que no siento, que no son mías, que no son de nadie. Qué pretendían ser mi reflejo, pero ni siquiera me puedo contemplar en el espejo.

Hay demasiado ruido, tanto que si pudiera sentir algo probablemente estaría llorando y suplicando que parara. Sin embargo, en realidad me he aislado de este y todo está en silencio. Mi voz es lejana, impersonal, podría decirse que indiferente, pero esa indiferencia no le pertenece a nada ni a nadie, ni siquiera a este aire que las lleva y las trae de la misma forma que el polvo. No puedo ni saber si es porque ocurre algo con mi garganta, esta ya no forma parte de mi cuerpo Y mis labios, se siguen moviendo solos, sin voluntad o deseos.

Ni tristeza, ni furia, ni dolor. Absolutamente nada. Pienso en todo por lo que lloraba, la crueldad, la insensibilidad, la injusticia, el abandono, pero las lágrimas se han evaporado en mi cabeza.

Si me dijeran que soy un espectro, y que la vida me fue arrebata con solo desearlo, les creería. Ni frío, ni calor. No creo ser capaz de escucharme nunca más. No estoy segura de poder sentir otra vez algo más que este desapego por todo lo que alguna vez fue mi vida.

----------------------------------------



Hola, soy yo otra vez. Miss Anairo se niega a volver a Blogger o a su vida diaria pese a que ya regresó a Venezuela. Y les está mintiendo: si bien no es capaz ya de soltar lágrimas, se le irritan los ojos, se queda sin respiración y estalla en sollozos secos. Dice que es algo así como "depresión", pero de verdad, no entiendo a qué se refiere.

Ella es más compleja de lo que cree. O por lo menos, así lo veo yo.

Adiós, humanos llorones.