lunes, 11 de mayo de 2015

Soneto XVII


 No te amo como si fueras rosa de sal, topacio
 o flecha de claveles que propagan el fuego:
 te amo como se aman ciertas cosas oscuras,
 secretamente, entre la sombra y el alma. 
 Te amo como la planta que no florece y lleva
 dentro de sí, escondida, la luz de aquellas flores,
 y gracias a tu amor vive oscuro en mi cuerpo 
 el apretado aroma que ascendió de la tierra.
 Te amo sin saber cómo, ni cuándo, ni de dónde,
 te amo directamente sin problemas ni orgullo: 
 así te amo porque no sé amar de otra manera, 
 sino así de este modo en que no soy ni eres, 
 tan cerca que tu mano sobre mi pecho es mía, 
 tan cerca que se cierran tus ojos con mi sueño.


-------------------------------------------------------------------------

  A veces alguien más ya se encargó de expresarlo; otras veces suena mejor recitar poesía en lugar de cualquier otra cosa. Y, a veces, simplemente es porque no me basta decirte que te amo.

Pero igual lo diré de nuevo:

Te amo.