viernes, 25 de diciembre de 2015

Frío, frío, frío...



La misma sensación. El mismo glaciar quebrándose entre mis costillas, tu aliento exhumando las penas que no creí inmarcesibles y el viaje indeseable en el tiempo, atrás, atrás, cuando nos encontrábamos frente al espejo.

Con una mano en el sexo y otra golpeando al cristal.
Me hielas cuando quemas.
Caliente, muy caliente...allí, ah.




martes, 22 de diciembre de 2015

Poeta del Dolor


Vacías tinieblas te reclaman desde los acantilados internos
 Cantan con los siglos de literatura, incienso y mirra
 al humo industrial 

Palabras toscanas, del Infierno al Cielo,
 forman la mar del acervo atemporal que...
  ...te sustrae de la barbarie

 La burbuja de incomprensión te hastía, 
te aísla de aquellos cuyas alabanzas
 esconden el secreto desprecio a tu sentir.
 Prosaico, innovador, culturista:
 habitante del abismo,
 Te llamarán Poeta del Dolor


 Las olas rompen contra la testa atormentada 
De la Caracas penitenciaria, 
a la Ginebra fúnebre 
crisantemos que recubrirán tus huesos
 con esta soga a la espera del cuello

 Así volarás a buscar una Beatriz
 tan fantasmal como los mundos enrarecidos
 de tus versos.

 Con la despedida, el abismo se revertirá y
 caerás, en picada, al Paraíso. 

-------------------------------------------------------------------------------------



 "Yo quisiera estar entre vacías tinieblas, porque el mundo lastima cruelmente mis sentidos y la vida me aflige, impertinente amada que me cuenta amarguras. Entonces me habrán abandonado los recuerdos: ahora huyen y vuelven con el ritmo de infatigables olas y son lobos aullantes en la noche que cubre el desierto de nieve. El movimiento, signo molesto de la realidad, respeta mi fantástico asilo; mas yo lo habré escalado de brazo con la muerte. Ella es una blanca Beatriz, y, de pies sobre el creciente de la luna, visitará la mar de mis dolores. Bajo su hechizo reposaré eternamente y no lamentaré más la ofendida belleza ni el imposible amor."

 "Preludio" de José Antonio Ramos Sucre. Torturado, culto e infeliz, mi escritor venezolano favorito se suicidó en un sanatorio en Suiza. Dejó estas palabras que unos llaman poesía y otros simplemente cuentos. Al margen de lo que realmente sean, fue un poeta del dolor con una existencia emocional de anacoreta cuyas heridas me pintan una sonrisa con matiz de amargura.

     "Poeta del Dolor" fue leído el 17 de diciembre en Bar Atrio, Zaragoza (España). Fue mi pequeña obsesión dantesca para el Recital de Poesía Pura, un interesante movimiento poético que se está desarrollando en Aragón y del que espero ser testigo en más oportunidades en un futuro.

Página de Poesía Purahttps://www.facebook.com/purasganaspoeticas/

El cuadro es "Sueño Eterno" por Sylvia Ji.


jueves, 17 de diciembre de 2015

Otra luz que no fueras tú



Son hilos cobrizos, broncíneos y caobas al viento, como levitando; unas espirales finas y largas que acarician los rayos de sol. Al rato ellos caen sobre su rostro, ocultando un ligero gesto de disgusto ante el espesor de su cabellera y la forma en que ésta, tomando vida propia, le impide ver. 

 Una vez se recoge el cabello en una cola de caballo, se puede ver que su faz jovial luce una amplia sonrisa. En la tenue luz, observo a una doble hilera de perlados dientes, que parecen una luna menguante, saludando al nuevo día que está naciendo. También puedo leer en la oscuridad de sus pupilas el grito de lo cotidiano descubierto como maravilloso. Entonces la belleza del amanecer la conmueve, lo sé por la tranquila languidez de su figura recostada sobre el balcón cuando suspira.

 A Ariadna eso de levantarse temprano nunca le ha gustado, no obstante, hoy todo vale la pena; hoy perder unas horas de sueño para memorizarse los colores del cielo vale totalmente la pena. 

 Esa es la Caracas que quiere-queremos-recordar: el verdor que atrapa nuestros ojos, el brillo que destila en nuestra piel la mañana caribeña, el suave y dulzón veneno de la brisa matinal. Ella cierra los ojos, ve todo con el corazón, y sueña con quedarse con el cielo azul y la irrupción de edificaciones grisáceas contra las montañas imponentes.

 Ha valido la pena contemplar el último amanecer. Ambas sabemos que es como si fuera la primera vez tras los ojos de quien se va, y por eso parece un paisaje inmarcesible y cíclico en nuestra memoria, estamos reconociendo el valle que ha quitado tantas vidas, cuyas almas se encuentran escondidas tras las olas del mar; lejos, detrás de las elevaciones de El Ávila. 

 Pero ella aún así cree escuchar el rumor del océano romper contra las rocas. Y eso, aunque quiebra sus ojos en un llanto breve y silencioso, le hace sonreír. 

 A mí también me conmueve la belleza matutina de Caracas cuando se ilumina el cielo. Sin embargo, ese día no tenia ojos para otra luz que no fuera Ariadna.


viernes, 11 de diciembre de 2015

Draculesti



        "Draculesti" lo tomé del libro Vlad, The Last Confession, una novela histórica que describe muy bien y con una solidez argumental pasmosa, la niñez, reinado y ocaso de Vlad "Tepes" Drácula, voivoda o príncipe rumano del Oscurantismo. Desde que tengo uso de razón, me he sentido fascinada por la figura del vampiro, el único monstruo realmente antropomórfico, intrínsecamente maligno y sensual a la vez. En cuanto conocí al Drácula como icono fílmico, me enamoré de la historia, mitos y leyendas que se han creado en torno a una figura real como Vlad Tepes, siendo de todos estos; mi predilecto, la novela Drácula de Bram Stoker.
     Como persona obsesiva con lo que me gusta, he digerido hasta el hartazgo libros, documentales, películas y música de cuanta cosa se relacionara con vampiros. De hecho, una de mis aspiraciones muy a futuro es convertirme en vampiróloga, es decir, una experta en la figura cultural del vampiro. Por lo tanto, cuando mi hermana ‎Dakmar Hernández me regaló la novela histórica antes mencionada, no pude evitar leerla con desespero y fruición, hasta la última página que me dejó satisfecha.
    En el libro, se explican aspectos políticos como la Orden del Dragón, que en el tiempo presente de la novela, está en la mira para ser resucitada muy a pesar de su decadencia. En dicha orden, los miembros más importantes y tristemente célebres, son los pertenecientes al clan Draculesti; c'est à dire, las familias relacionadas con los Drácul o Dráculae.
    Era algo que tenía que ser: mi nombre, Oriana, al revés como todas las cosas en mi vida y una palabra que implica toda una vida rindiéndole culto a lo sobrenatural. Y muy a pesar de que he cambiado en numerosas ocasiones de nombre, orientación sexual, casa, áreas de interés, opiniones, gustos y disgustos, parejas, siempre está en mí ese llamado al abismo.
    Me gusta imaginarme viendo los precipicios de los Cárpatos, en especial cuando los lobos le cantan a la lluvia, y el roce de una pesada capa revela la silueta oscura que camina a a mis espaldas.
(Milord, Sperant L. Vancourt es algo que he explicado en muchas ocasiones, pero tratándose de ti, la explico mil y un veces más).


lunes, 11 de mayo de 2015

Soneto XVII


 No te amo como si fueras rosa de sal, topacio
 o flecha de claveles que propagan el fuego:
 te amo como se aman ciertas cosas oscuras,
 secretamente, entre la sombra y el alma. 
 Te amo como la planta que no florece y lleva
 dentro de sí, escondida, la luz de aquellas flores,
 y gracias a tu amor vive oscuro en mi cuerpo 
 el apretado aroma que ascendió de la tierra.
 Te amo sin saber cómo, ni cuándo, ni de dónde,
 te amo directamente sin problemas ni orgullo: 
 así te amo porque no sé amar de otra manera, 
 sino así de este modo en que no soy ni eres, 
 tan cerca que tu mano sobre mi pecho es mía, 
 tan cerca que se cierran tus ojos con mi sueño.


-------------------------------------------------------------------------

  A veces alguien más ya se encargó de expresarlo; otras veces suena mejor recitar poesía en lugar de cualquier otra cosa. Y, a veces, simplemente es porque no me basta decirte que te amo.

Pero igual lo diré de nuevo:

Te amo.