viernes, 5 de julio de 2013

Si van a morir, que lo hagan con dignidad

Me gustaría pensar que las relaciones humanas se desarrollan en un marco de reciprocidad. Por lo tanto, como yo he faltado a mis deberes de lectora usual de Blogger, causando de esta forma la desidia y abandono ostensible de mis seguidores, he decidido practicarle la eutanasia a los comentarios de Le Diable Au Coeur. Quien desee comentar con toda la sinceridad de su corazón o todo el desprecio visceral, puede hacerlo en mi perfil de Google+ , teniendo así la oportunidad irresistible de confirmar mi adicción a las redes sociales y que ando llamando la atención por el primer trozo de Internet que se me presente. O, si produce mucha pereza pinchar un link y decir "jaja, qué bonito tu cuento, besitos púrpuras", entonces solo escojan cualquiera de las opciones de "Reacciones", y así sabré que alguien- al fin- vino a leer.

Antes creía que un blog se alimentaba de comentarios, y muchos lo hacen. Sin embargo, ahora entiendo que escribo un 70% para mí, un 20% para mis conocidos y un 10% para Chuck Norris y sus legiones de weirdos en Internet. Ya no requiero, pero agradezco (aunque suene contradictorio) las críticas constructivas o destructivas a lo que escribo, pinto, dibujo, pienso o hago creer que pienso.

Así, y sin alargar más este Anuncio Oficial, les agradezco a todos los seguidores, lectores extraviados, Chuck Norris, mi mamá, la abuela fantasma de Thiago, monosninja de Blackrrabit y, finalmente, a los pocos fieles/infieles que comentan de vez en cuando (tú lo sabes, Sperant, sé que estás por ahí (xD), por haber dejado aunque sea un "hola" alguna vez en este blog.

Besos de neón, muchachos, y mucho éxito.