lunes, 15 de julio de 2013

Sali Sensus




Navegando el insomnio, algo de sonata musical difusa y la cortada en mi hombro, hombro herido para recordar un pasado de excesos que se abre de par en par. Tal parece que en las noches en blanco es menos dificultoso desandar los caminos deshonrosos que nos hemos perdonado, pero prohibido. Y puede que navegue en la falta de descanso, pero me acurruca en la punta de la lengua un matiz sensorial: la sal de tu cuello.