viernes, 5 de julio de 2013

Québec Provincia Francófona, o el "Latinfrancanadian Way of Life"




Viajé en el 2008 a la provincia francófona de Québec como parte de un curso intensivo de francés. El programa consistía básicamente en cuatro horas de clases en la mañana, una visita cultural o turística a algún lugar de la ciudad (principalmente la parte antigua, Le Vieux Québec) y, a eso de las 4 pm o 6 pm, el retorno a la residencia de estudiantes o, en mi caso, a un"hogar quebecois", es decir, papá, mamá y quizás hermanos y mascotas nativos y francófonos. Eso de lunes a viernes, porque los fines de semana se hacía algún viaje o paseo foráneo a la capital provinciana: MontréalToronto o una zona cuyo nombre no recuerdo, pero se pueden avistar orcas, focas y peces desde un barco en medio de las violentas y oscuras aguas noratlánticas.

Fue una experiencia excelente, y muy extraña. Por una lado, Québec, y especialmente Montréal tienen algo muy...latino: el desorden del tráfico, el nacionalismo y la inconformidad estudiantil, debido en cierto modo a las aspiraciones de ser franceses con las contradicciones y ansias eternas por la independencia. De igual forma, es inevitable que tengan los elementos más "anglo" del canadian way of life: el bilingûismo, respeto a la autoridad, orden y limpieza en las calles, políticas eco-responsables y una amabilidad estereotipada, y a la vez fría, hambrienta del calor que brinda lo salvaje, desconocido y aventurero como dos venezolanos y dos mexicanas menores de 18 años metidos en una casa (mi familia quebecois). Y todas esas ansias en medio de estatuas de inuit, exploradores franceses, curas ingleses, "héroes" quebecois, recreaciones de castillos, árboles de arce, carrozas de caballos, huskeys, policía montada, el otoño teñido de dorado y la gran disponibilidad del quebecois a meter a un desconocido en su hogar, cocinarle su mejor plato y sostener una larga charla- en francés- sobre Canadá y el país de su interlocutor, en términos de respeto, curiosidad y tolerancia.


Así que si en algún momento se les pasa por la cabeza visitar la costa atlántica noramericana...ni se les ocurra olvidarse de Québec, y su latinfrancanadian way of life.



Artículo: Anairo Draculesti.