domingo, 6 de enero de 2013

Algo, por favor

      
     Si susurran al viento, pregunten, que sus nombres no son enigmas mayores que sus respuestas, aludiendo a que sería improbable saber quiénes o qué juegos siguen basándonos en sus palabras o gestos. 

      Con absoluta calma, utilizan otros rostros, ojos que de día son záfiros y de noches son ónix, escudándose bajo miradas impávidas con la impronta de la frialdad. Pregunten secretos a voces, dando luces que deslumbran a la hora de mentir con verdades dolorosas. No vacilen en preguntar qué sienten cuando te desgarran el corazón, si sienten algo parecido a la culpa o a la vergüenza. 

Al menos deberían sentir algo.

Algo, por favor.

-------------------------------------


No escribir es morir lentamente para mí, ahogándome con todo aquello que no logro formular como palabras en mi lengua y sí logra ser libre en papel.