lunes, 25 de junio de 2012

Oh, Rosenrot...





       Se disfrazaba de rosa roja, mostrando con engañosa ternura la suavidad de sus pétalos y así esconder lo agudo de sus espinas. De naturaleza impulsiva, tomaba una decisión implacable, y su víctima perdía la cabeza, extasiada por el recorrido fatal del veneno. Salomé te servía algo parecido al Amor en un copa de oro, pero al beberla solo hallabas un desenlace desafortunado para esa pasión asfixiante. Un último beso cargado de hielo, derretía hasta tu alma, y luego el adiós, sin darle mayor importancia a tu dolor. Vivía de él, pero bebía de ti: eras un sacrificio para su altar. Y ella, la Ramera de Babilonia.

(Rosenrot, casi puedo pensarte como algo muy cercano  a la melancolía...y todavía muy lejano al olvido.)

------------------------------------

       Hacía mucho que quería realizar esta entrada, no obstante, asuntos de mademoiselle que solo otra mademoiselle como Ka puede entender, me han impedido concretar o si quiera iniciar muchos proyectos que causan estragos en mi vida artística pero me otorgan más libertad a nivel de estudios y amistades.

      Mi vida amorosa sigue siendo algo parecido al Laberinto de Minos, pero mi Teseo prefirió continuar sin su Ariadna y ella, profundamente ofendida, cambió el hilo por regaliz vencido. Suerte con el Minotauro, desgraciaó.

       Las buenas noticias son tres: la proximidad del verano porque en mi "pequeño" país tropical no significa "playita, panitas y arenita, ploplo"- y sí, los "tukkis" o canis venezolanos (?) poseen un dialecto similar al antes descrito-, el hecho de que por fin sé qué carrera universitaria combina viajes, petróleo y comprensión de los mecanismos por los cuales actúa la Tierra y...que soy feliz.


(Lo que viene a continuación es totalmente innecesario de leer. Si lo lees, abstente a las consecuencias y lo escribí bajo la acción de una droga muy potente llamada "Imsomnio Por Estudio")

      Pero no se trata de esa felicidad absoluta y ciega de quienes viven grandes romances o empresas y sueños breves que se agotan y dejan un vacío profundo. Por el contrario, mi felicidad depende de mí, y estoy cuidando de que se mantenga así todo lo que el Destino o Chuck Norris me permita vivir. O, lo que me permita vivir mi caótica Venezuela antes de que estalle una Guerra Civil el 7 de Octubre y la gente, finalmente sé de cuenta que "candidato" no significa "líder" ni "elecciones presidenciales" es sinónimo de "cero inseguridad, baja inflación y democracia para todos".  A veces creo que las ideologías son como el chocolate: puedes mezclarlas con todo, pero al final siempre tienen un toque amargo y algo de arcaico.


(Fin, al fin)

Besos de neón y gracias por seguir visitando un mundo tan decadente y ridículo como el que aquí les presento.




domingo, 17 de junio de 2012

Decadencia.



"La Descomposición de todo Gobierno comienza por la decadencia de los principios sobre los cuales fue fundado."

Voltaire.

Escenografía: Fer Castillo.
Sesión: "La Catrina"