sábado, 3 de diciembre de 2011

Verlorene Liebe



Tus ojos con ese terrible aire de fatalidad
Y la certeza de que si llegara a atraparte
Te tendría en mis brazos cual vendaval
Mas mis tristes lágrimas no podrían atarte

*

Me ahogo por las palabras que trago
Van consumiéndome parte por parte
Aquel roce divino con sabor amargo
Pero no tengo nada más que darte

*

Aunque parezca sonreír con dulzura
Ocultar lo que siento ya es un arte
Pero mi sollozo toda la noche dura
Por la necia prohibición de no amarte

............................

Hola, gente del Mágico Mundo de Blogger. Pese a que ya mi internet no es un asco y que  tengo más tiempo para actualizar, estoy pasando por un etapa ( no salgo de una, cuando ya empiezo a entrar en otra, ejem) en la que no me gusta absolutamente nada de lo que escribo. No importa si es papel y lápiz, o en Word, pero muchas veces escribo una página, lo tacho y borro todo, comienzo a escribir de nuevo,  vuelvo a borrar, y así el proceso se repite infinitamente hasta que me doy por vencida y me voy a tomarme mi pastilla contra emisiones radioactivas mutantes. Esto no es broma, uno nunca sabe cuando le puede salir un tercer brazo, y menos en un lugar donde sería inutilizable.

Mmm, sé que creé una sección en el blog para contar mi vida, pero me da no poco fastidio hacerlo. No creo que abandone Leanan Sidhe's, mas tengo en mente hacerle una reforma y, entre ellas, quitar esos dolares que salen antes de que se cargue la página completa: me recuerdan la inflación interminable y la crisis aguda que sufre mi bello y maltrecho país. 

Ya saben, vivo en Venezuela, donde se está celebrando una cumbre importante y, al finalizar la asombrosa intervención de Rafael Correa, Presidente de Ecuador, a nuestro mandatario no se le ocurre otra cosa que comentar que el pollo que estaban comiendo es brasileño. Así va Venezuela, no joda.

Besos de neón a todos, y gracias por leer.