sábado, 17 de diciembre de 2011

17


  Esta historia tiene sus años y los míos, tiene toda mi corta vida, y mis mejores momentos. Comienza con una niña de grandes ojos oscuros, cabello liso arremolinado alrededor de sus orejas y con un lazo rosa. Ella, con mucho cuidado y un poco de recelo por su parte, es  levantada e inclinada hacia adelante por su madre para que puede ver qué hay en una cuna: yo, bebé neonata, dormida y con ceño fruncido.

 No creo poder recordar esto, pero sí puedo fiarme de mis memorias, o eso espero: ella y yo jugando a las muñecas durante horas, ella y las innumerable películas de Disney que vimos juntas, ella enseñándome a dibujar y ella, siempre ella, ahí conmigo.  Quizás mi infancia no hubiese sido la misma sin Arisu, sin embargo, con eso de los "quizás" tampoco se sabe. Presumo que hubiese estado bastante sola, y mi proceso de transformación de "niña Barbie" a pseudo-gótica habría comenzado a los 4 años...

 Dejando de lado todas las posibilidades, escribo esta entrada para darle un mensaje muy especial a Arisu: en algunos países el número 17 es considerado una cifra que atrae al infortunio, aunque para mí no sea tal cosa. Y no es porque yo haya nacido un 17 de febrero. 

El 17 es mi número de la suerte porque un día como hoy, 17 de diciembre, naciste tú, Arisu.

Feliz cumpleaños, chérie. 

Foto de Arisu por Aaron Cheng.



martes, 13 de diciembre de 2011

Leanan Sidhe's se hace algo de cirugía estética





¡Blog en construcción, damas y caballeros! Paredes derrumbándose, instalaciones eléctricas incompletas, advertencias sobre el cemento fresco y mucha pintura. El problema, estimados lectores, es que la Junta (todavía no se sabe de qué) ha decidido demoler hasta el nombre y nadie sabe cómo quedará esto: si como la habitación de una niña que ama las Barbies o tan oscuro que habría que buscarse una linterna para iluminar la pantalla. En resumen, plantillas cambiantes, todo revuelto y muchas cosas que no están en sus sitio. Eso sí: nada de letras en amarillo ni fotos de perritos o gatitos, por el amor al Dios Helado y la Santa Iglesia de la Cremita.


Besos de neón, y recuerden entrar con casco.



sábado, 3 de diciembre de 2011

Verlorene Liebe



Tus ojos con ese terrible aire de fatalidad
Y la certeza de que si llegara a atraparte
Te tendría en mis brazos cual vendaval
Mas mis tristes lágrimas no podrían atarte

*

Me ahogo por las palabras que trago
Van consumiéndome parte por parte
Aquel roce divino con sabor amargo
Pero no tengo nada más que darte

*

Aunque parezca sonreír con dulzura
Ocultar lo que siento ya es un arte
Pero mi sollozo toda la noche dura
Por la necia prohibición de no amarte

............................

Hola, gente del Mágico Mundo de Blogger. Pese a que ya mi internet no es un asco y que  tengo más tiempo para actualizar, estoy pasando por un etapa ( no salgo de una, cuando ya empiezo a entrar en otra, ejem) en la que no me gusta absolutamente nada de lo que escribo. No importa si es papel y lápiz, o en Word, pero muchas veces escribo una página, lo tacho y borro todo, comienzo a escribir de nuevo,  vuelvo a borrar, y así el proceso se repite infinitamente hasta que me doy por vencida y me voy a tomarme mi pastilla contra emisiones radioactivas mutantes. Esto no es broma, uno nunca sabe cuando le puede salir un tercer brazo, y menos en un lugar donde sería inutilizable.

Mmm, sé que creé una sección en el blog para contar mi vida, pero me da no poco fastidio hacerlo. No creo que abandone Leanan Sidhe's, mas tengo en mente hacerle una reforma y, entre ellas, quitar esos dolares que salen antes de que se cargue la página completa: me recuerdan la inflación interminable y la crisis aguda que sufre mi bello y maltrecho país. 

Ya saben, vivo en Venezuela, donde se está celebrando una cumbre importante y, al finalizar la asombrosa intervención de Rafael Correa, Presidente de Ecuador, a nuestro mandatario no se le ocurre otra cosa que comentar que el pollo que estaban comiendo es brasileño. Así va Venezuela, no joda.

Besos de neón a todos, y gracias por leer.