viernes, 21 de octubre de 2011

Panamá, estoy en Panamá


  Tuve que ir en mula, con tres bolsos llenos de jalea de cacao, mucha lluvia y escalar una montaña a las tres de la madrugada, pero finalmente lo logré: llegué al aeropuerto internacional, tomé el avión y me encuentro en un hotel en Panamá.  

 Estoy en este pequeño y pintoresco país con la finalidad de comprar y comprar hasta gastarme todo el dinero de mi tía abuela Panchita -que no existe, pero ustedes finjan que sí-, tomar fotos, hacer turismo y conocer el Pacífico, a ver que tal es en comparación con el Atlántico, aunque agua es agua, incluso si en estos momentos estoy temblando de felicidad ante la idea de ir a la playa.

Les cuento que el blog va a estar algo abandonado así que lo dejaré en manos de mi heterónimo, Mister Katcandy.

Besos a todos, mis rosas negras.