jueves, 8 de septiembre de 2011

Oscuros de Lauren Kate





Llevo tiempo con ganas de hacer una reseña de este libro. Está de más decir que hay  spoilers  así que, si no han tenido la oportunidad de leerlo, se les recomienda que no lean hasta cierto punto. O lean y se ahorrarán las molestias.


Todo comienza con la llegada de Luce (Lucinda Price) a un reformatorio llamado Sword and Cross donde conoce a Daniel Grigori, y desde el primer momento en que lo ve siente una conexión familiar y atracción hacia él. Más tarde se revela que están destinados a encontrarse en diferentes vidas y condenados a que su amor  termine en tragedia con la muerte de Luce.


Bien, tras el resumen, ahora viene la crítica malvada:


Es un libro crepusculiano. Ya sé, supongo que todos deben estar cansados de las comparaciones con Crepúsculo, pero ese es la denominación que suelo darle a todos estos libros juveniles que tienen las características de algo escrito por Meyer. Está narrado en tercera persona, por lo que es un descanso a tantos libros en los que el personaje adolescente cuenta su versión romántica/hormonal/predecible de la historia. No tengo idea si será la traducción o cualquier otra cosa, pero me pareció que el estilo narrativo de Kate no tiene nada de original o innovador. Es más,  si no es por el nombre de la autora en la portada  me vendrían a la mente, mientras leo,  los nombres de varios escritores que van por esta misma línea.


La historia del prólogo parece ser lo más interesante del libro. El resto, podría decirse que "engancha" pero, como dice mi hermana, esa clase de libros está hecho para que los adolescentes los leamos de un tirón y vayamos corriendo a las librerías a comprar las continuaciones. Y más con Oscuros, porque no explica nada , alors , resulta que hay que ir tras la continuación para entender qué demonios sucedió en el primer libro. 


 Los protagonista son los "clásicos" (advierto que hay spoilers en esta parte):


Luce: La chica lista que siempre se mete en problemas, todos parecen estar interesados en ella, pero solo está obsesionada por el chico malo, guapo, listo y perfecto que es el protagonista de turno. Ve sombras y cosas terribles, y la trama hubiese resultado más llamativa si en vez de ángeles, se tratase de una loca esquizofrénica. Pero, qué decir: primero fueron los vampiros, luego los zombies, y le llegó el turno a los ángeles caídos...


Daniel: Es un ángel caído, tienes poderes, está loco por Luce, no quiere lastimarla y por eso se tiene que mantener lejos de ella, y bla, bla, bla....No es tan malo, más bien debe tener las alas hechas de algodón de azúcar.


Cam: El único personaje que me agradó en la trama, quizás por que parecía ser un buen chico (incluso en un reformatorio), pero resultó estar del lado del mal. El  problema con él, es que está enamorado de Luce. Eso sí: es lo más cercano a lo que debería representar un ángel caído, ya que por lo menos trabaja del lado donde se supone que debería trabajar, mientras que Daniel..., no se sabe qué papel cumple en todo ese rollo.


Y el resto, no vale la pena mencionarlos, ya que , como fueron las cosas en el primer libro, se nota que las continuaciones serán una extraña mezcla de revelaciones y un triángulo amoroso predecible, en el cual Luce se encontrará en una encrucijada pero se decidirá finalmente por Daniel.


En fin, eso es todo. Si quieren leer un libro para pasar el rato, adelante, pero hay mejores ofertas en el mercado de literatura juvenil y que no los obliga necesariamente a correr por la segunda parte para que tus neuronas no estallen en una discusión sobre qué demonios entendiste de todo el culebrón "darky", que de "oscuro", solo tiene la ambientación monótona y aburrida del reformatorio.