domingo, 15 de mayo de 2011

Gritando tu nombre





Si grito tu nombre...¿ el viento lo llevará como un susurro? ¿Recorrerá los verdes valles, las montañas, los helados lagos? ¿Rozará las alas de los ángeles mi grito convertido en súplica, en promesa, en caos? Quisiera romper la distancia que impusimos  y,  de alguna manera, violar todas las promesas de olvido y recuperar lo que nos arrebató el adiós. Porque esté donde esté, las luces de la ciudad me recuerdan a ti, sus millones de habitantes me parecen monstruosos clones de tu sonrisa y sus voces mezcladas con la música me devuelven al pasado. Admitir que te extraño,que me imagino volviendo a ti, que no soporto saber que estás tan lejos. Resignarme a la idea de haberte perdido y, enfrentarme a la verdad: ya te perdí. Así que, me pregunto, ¿qué pasará si grito tu nombre? ¿Me escucharás? ¿Sentirás mi voz como una brisa o un tornado? Tal vez tu nombre es lo único que me queda de ti. Con el tiempo, la luz de tus ojos se me hace borrosa,tus rasgos los veo a través del reflejo de un charco y, quizás, mi voz se volverá silencio, y serás un secreto en mi muda garganta. Pero el eco de los recuerdos, seguirá resonando en mi mente, al igual que tu nombre doloroso y prohibido, aquel que ahora grito.

.......................................................

 Ni aunque grite, me escuchas. Desde ahora, dejaré que hable mi silencio.