domingo, 12 de diciembre de 2010

Morir a los 27 de Joseph Gelinek



Alguien ha disparado a John Wiston de The Walrus, la banda de rock más importante del momento. Las cosas se complican para el inspector Raúl Perdomo cuando un famoso reo se confiesa autor del crimen: Mark David Chapman, el asesino de Jonh Lennon, que lleva treinta años entre rejas por la muerte del líder de The Beatles.

 Mientras Perdomo trata de esclarecer la verdad sobre la confesión de Chapman, descubre que el asesinato de Winston resucita la leyenda del macabro Club 27;, según el cual las estrellas más relevantes de la música moderna mueren a los 27 años en circunstancias extrañas: Jimi Hendrix, Janis Joplin, Brian Jones, Jim Morrison o Kurt Cobain.

Opinión personal:

  Del autor de otras maravillosas novelas policíacas como El Violín del Diablo y La Décima Sinfonía, el escritor y musicólogo Joseph Gelinek nos relata una historia llena de misterio, personajes increíbles y, por supuesto, mucho rock and roll. Aunque me esperaba que indagara más en la vida de los miembros del Club 27 o el Forever Club, resulta sumamente grato las constantes referencias a la cultura pop-rock y a John Lennon. Cada capítulo lleva por nombre una canción que es inevitable no querer escuchar, y los protagonistas son tan variados y entretenidos que roban una que otra cargada: el suspicaz Perdomo, la descarada y melómana  periodista Amanda Torres y el agente Villanueva con sus oportunas pistas, e incluso la misma víctima, Jonh Wiston, hacen de esta una lectura imperdible que te atrapa desde el concierto de The Walrus en el Estadio Santiago Bernabéu en Madrid hasta una detallada, mortal y arriesgada partida de póquer. Mi frase favorita: "¡Jodíos ingleses! ¡Primero que atrapen a Jack el Destripador, que lleva suelto más de un siglo, y entonces podrán venir a darnos lecciones de eficacia!", dicha por  Perdomo con su característico sentido del humor.


.............................................


 Como ven, puse una chat box para los que les da flojera comentar dejen al menos un "Hi, me gusta tu blog" o cualquier otra oración trillada que anima a esta humilde servidora. Solo espero que no empiece el spam hacer de las suyas, porque entonces me cargo a la cajita y punto.


 Sigo pesada con lo del tiempo meteorológico, pero es que me molesta este juego de sol-nublado- calor-tímpano-de-hielo- creo-que-estoy-alucinando- con-un-camello- acabo de ver un pingüino. Lo peor es, como va la cosa con el planeta, me tendré que ir acostumbrando a un 2011 impredecible.


 Ayer estaba revisando una caja de discos y descubrí uno que me compré en el verano del 2008. Fue una compra por capricho, no lo niego, leí sobre esta artista en el periódico y sin conocerla de nada de nada me compré el disco, pero no me arrepiento. Hablo de Rockferry de Duffy. 


 Ahora, admiren una de las mejores canciones de Lennon y título de uno de los capítulos de Morir a los 27







Muchos besos y abrazos.