viernes, 31 de diciembre de 2010

Joyeux Nouvel An


Cadencioso conteo de diez segundos

Y la expectación del nuevo día

El momento que paralizaba el mundo

Entre todas, tu mirada y la mía.


Fue como si parara el tiempo

Curiosa confusión de luces

Si digo que estaba confiado, miento

A tus pies caí de bruces.


Te perdiste detrás del decorado abeto

Te busqué hasta en las copas de vino

Intentando ver tu brillante rostro divino

Y le falté a varios invitados el respeto



Tú me observabas desde la esquina

Te reías de mi total falta cordura

No entendías que estas ataduras

Eran obra de tu figura felina


Me resigné a nunca más encontrarte

Me dirigí descorazonado a la puerta

Entonces te distinguí, por tu silueta esbelta

Y sin cruzar palabras, me besaste



Ahora, extasiado, ni me muevo

Estoy en el almíbar de tus labios perdido

El muérdago desde arriba mira sorprendido

Y tú, sonriendo, dices "¡Feliz Año Nuevo!"

...............

Algo feliz, para variar, y contado desde el punto de vista de un chico, porque en este blog hay un exceso extraordinario de estrógeno. Feliz Año Nuevo, pasénlo en grande .

 Besos de neón.