sábado, 18 de diciembre de 2010

Farewell

Imagen por: dropdeadtrishtrash
Farewell the ashtray girl, forbidden snowflake


REWIND.


Estoy completamente de acuerdo en que los recuerdos pueblan nuestra soledad. De lo contrario, no estaría aquí, en la misma habitación de hotel de cinco años atrás, bebiendo alcohol que sabe a nostalgia hasta entumecer mis sentidos y con la TV prendida sin volumen para que los rostros en la pantalla me hagan compañía. Sí, es tan patética la imagen que ofrezco..., o mejor dicho, yo soy tan patético mirando fotografías desperdigadas en el piso, en la cama que guarda apasionados secretos, sobre el refrigerador con mi provisión insana de cerveza y encima de mis rodillas cansadas de permanecer horas observando, solo observando imágenes de un absurdo pasado.


En todo este tiempo no había pensado en ella, ninguno de los que la conocimos por esa época volvió a tener contacto con aquel huracán de deseos caprichosos. La extrañábamos, en aquellos silencios que borraban la hilaridad de una reunión se dibujaba su nombre en el aire, aplastando nuestros pulmones. No podíamos hablar de ella. Era como un secreto que juramos guardar hasta yacer en la tumba. "Tumba", qué irónicamente triste hablar de tumbas ahora.


Mis recuerdos son efímeros como el humo que revoloteaba sobre nuestras cabezas cuando ya había terminado de volverme loco en la cama. Los cigarrillos morían de uno en uno, y sus restos caían sobre nuestros pechos para recordarnos que no había nada adentro. Recuerdo que no dejaba de fumar, por eso la llamábamos la Chica Cenicero. No nos queríamos, pero el amor y sus penas se desvanecían en aquellas madrugadas de sexo salvaje. Momentos que se pierden con un "adiós", un "hasta nunca", y que luego se confirman entre miles de otras noches, otros rostros, otros gemidos.


¡Oh, pero justo tenía que morir de cáncer para reunir a todos los del Club de Los Irresponsables en solemne silencio! ¡Moría, y yo me atrevía a ver esas fotos, esos pedazos de historia turbulenta, un camino de pasión sin dirección! Viejos recuerdos, cinco años, el olor de los cigarros, la adicción a la nicotina... y a su sexo. No sé bien por qué lloro con aquella imagen de ella dormida, las sábanas presionando posesivamente su pecho, soñando con terremotos. Sé que nunca debí prestarle mucha atención a la maquinaria infernal de sus pensamientos, porque me hechizó como solo sabe hacerlo una bruja cenicienta. La foto borrosa, desintegrada, asesinada, cobró vida ante mis ojos. La extrañaba. La Chica Cenicero dejó sus cenizas en mi corazón.


Lamentablemente, ya es demasiado tarde para esta revelación, inoportuna epifanía. La Muerte sopló su gélido aliento llevándosela más lejos de mí que todo el tiempo transcurrido entre aquel último encuentro, la última mirada acompañando una sonrisa, la última fotografía. Aquella que veo ahora. FIN DE LA GRABACIÓN.

Dante hizo esta grabación a las tres de la madrugada, el 11 de mayo de 2004, en la Habitación 112 del Vanglary Hotel en Seattle, U.S.A. La noche siguiente, se encontró quemando las fotografías en una hoguera en su jardín: quería que los recuerdos incinerados de su esporádica aventura alcanzaran a las cenizas de aquella chica, que seguramente se negaba a irse del todo como el olor del cigarrillo en sus ropas, sobrevolando el inconmensurable cielo oscuro sobre la cabeza desordenada y somnolienta de quien siempre le amó y no lo supo hasta ahora.


...................................................

Empiezo a sospechar que estoy ligeramente obsesionada con la canción This Picture XD Gente en España, ojalá supieran la envidia que me da que puedan asistir al concierto de 30 Seconds To Mars. Y más con la suerte que tengo: o me pierdo todos los conciertos por cualquier razón, o se cancelan. Espero que lo disfruten y que acierten a la hora de lanzarle la ropa interior a Jared Leto.

A los que van al cine este fin de semana les recomiendo que vean La Red Social, que me parece que tiene bien merecida sus centenares de premiaciones y, por si fuera poco,  ¡aparece Justin Timberlake! ¿Ven? Ya tienen una razón muy seria y de peso para verla.

Feliz fin de semana, besos.