sábado, 16 de octubre de 2010

Let The One Right In





Suecia, 1980. Oskar es un niño de 12 años que sufre de acoso escolar durante el día, mientras que por la noche fantasea vengarse con un cuchillo.  Una noche conoce a Eli, una chica que aparenta su edad que es pálida, resistente al frío y sólo sale de noche y que vive en el apartamento de al lado con un hombre llamado Hakan.Pese a la advertencia de Eli de no poder ser amigos, pronto entablan amistad gracias a un cubo de rubik. Eli resulta ser un vampiro y Hankan el encargado de conseguirle sangre, aunque falla en todos sus intentos y Eli tiene que tomarla matando a gente por los alrededores.


Opinión personal:


 Es interesante que la película retoma el viejo mito vampírico de que estas criaturas no pueden entrar a una lugar sin ser invitados ya que, los vampiros del siglo XXI se esfuerzan en romper estas reglas. Pese a que no me gustan mucho las películas suecas por la inexpresividad de los actores, me encantó el desarrollo de la relación de ambos personajes, las escenas de asesinatos que si bien omiten el elemento sensual de beber sangre, sorprenden por lo sorpresivamente salvajes y sanguinarias que son los momentos en que Eli se alimenta. La ambientación es fantástica por el juego de luz y la belleza de los paisajes con nieve, y el final es fantástico.