martes, 21 de septiembre de 2010

Vlad The Last Confession de C.C. Humphreys




Título del libro: Vlad The Last Confession.



Autor: C.C. Humphreys.



Nº de páginas: 480 páginas.



Editorial: Ediciones B.


Trama:  


Transilvania, 1501. Tras un arduo viaje, el príncipe Horvathy llega al castillo de Poienari, en los Cárpatos, con la misión de conocer la verdad acerca del conde Vlad Tepes, antiguo voivoda de Valaquia. Para lograr su objetivo deberá entrevistarse con las tres personas más cercanas al príncipe durante su tormentosa existencia. Tres testimonios desgarradores le revelarán la verdadera personalidad de uno de los más fabulosos personajes que han existido. El primer relato es el de Ion Tremblac, antiguo caballero y amigo de Vlad, que lleva años prisionero. El segundo es de Ilona Ferenc, una misteriosa mujer que en su día fue amante de Vlad. El tercero es del hermano Vasilie, un ermitaño que hizo las veces de confesor del conde Drácula durante años. Los tres testimonios se entrelazan para generar un complejo retrato del legendario personaje Vlad Tepes, el sanguinario empalador, que ha dado origen al mito del vampiro más famoso de todos los tiempos: el conde Drácula. Fruto de una minuciosa investigación, Vlad es una novela cruda y veraz que atrapa desde la primera página. Una lectura ágil y entretenida, y una historia cruda y cruel. El énfasis está en el aspecto humano del personaje que ha dado origen a la leyenda de Drácula, compuesto por una visión desde muy distintas perspectivas, lo que lo hace enriquecedor.



Opinión Personal:


 Desde los ocho años, más o menos, me he sentido atraída o fascinada por la historia Vlad "El Empalador" y el personaje ficticio que inspiró, el legendario vampiro Drácula, por lo que este libro fue una lectura maravillosa para mí. El autor se vale de ciertos hechos que parecen ser verídicos entre la compleja leyenda del sanguinario voivoda ("caudillo") de Valaquia y los mezcla con maestría a la ficción de manera de darle fluidez a la historia y que sea cada vez más interesante. Me encantó la manera en que te acerca al mundo de los turcos (con los cuales Vlad pasó su niñez),  sus tradiciones, las enseñanzas directamente relacionadas con el Corán y el poder que gozaban en ese entonces gracias a su dominio de gran parte del Medio Oriente y su lento, peligroso y casi imparable avance a una Europa que buscaba unirse bajo la Cruz con el fin de detener a la Media Luna. Incluso, debo decir, que no resulta tan interesante, al menos en cuanto a entorno, la vida de Vlad en Valaquia, porque no es más que un reino feudal que se tambalea entre el dominio de potencias extranjeras pco avanzado en comparación con sus enemigos. En este libro no hay ni héroes ni villanos, sólo personajes que actúan bajo sus propios intereses y Vlad es alguien que intenta cumplir su kismet o destino inexorable: liberar a Valaquia de la dominación de naciones mucho más poderosas, así tenga que ser por medio del terror para imponer orden y respeto. El juzgar su vida y sus acciones queda en manos del lector...