jueves, 23 de septiembre de 2010

Teatro de Sombras


Teatro de Sombras



Perdidos en nuestra oscuridad interior, llorando como niños sin saber qué hacer para remediar un error sin sentirnos verdaderamente culpables.


Sin forma de escapar resultan agónicos los anhelos de alcanzar la libertad. No importa mucho cuánto me aleje si un solo recuerdo me hace sentirme junto a ti en esa terrible soledad que son dos almas perdidas en un cuarto. Las cadenas tienen la longitud de mis deseos de huir. Camino sobre océanos de hielo, me escondo en montañas sin vida, en un desierto tan seco sin oasis. Lo que alguna vez construimos. Pero el inicio y final de las ataduras son invariablemente tus brazos. Si te pido que no me sueltes es porque conozco tus deseos de dejarme caer. Cuando suplico ciertas palabras es debido a que no dices algo si no lo sientes. Incluso callas cuando lloro. Terribles aquellos dioses que propiciaron nuestro encuentro, sabiendo que somos Juguetes del Destino, sus pequeños e impotentes actores en la tragicomedia que traman desde el primer hasta último suspiro. En el guión de la obra dice que se llama "Vida" , yo digo que un nombre adecuado es "Irreversible Fatalidad". Pero... Aunque seamos actores, algo fingido con el propósito de hacer las alegrías y penas "arte"..., una parte de mí desea que seamos los desafortunados amantes que mueren juntos, y no siluetas oscuras y silenciosas en una luz vacía, optimismo hipócrita. Ya no deseo éste Teatro de Sombras en el cual nuestros destinos entrelazados intentaron desprenderse de sus cadenas.