sábado, 5 de junio de 2010

Mi viaje por Akihabara




Mi historia con el anime es muy antigua. Recuerdo que de pequeña lograba que mis padres vieran Dragon Ball conmigo. De hecho, me vi Dragon Ball, Dragon Ball Z y Dragon Ball GT completas. Cómo lo logré, lo ignoro, pero sin duda las dosis de violencia que veía a esa edad no son nada comparadas con las que veo ahora. Por supuesto, Candy Candy, Heidi y Marco- "comiquitas japonesas", como le suelen llamar los adultos mayores o cercanos a los cuarenta- también me acompañaron, aunque no podía soportar muy bien que digamos que todos los personajes de la serie se enamoraran de la rubia previamente nombrada, o Heidi brincando de un lado a otro con la cabra- la cual intentaba seguirle el ritmo-, o los infortunios sin fin de Marcos desde Italia hasta Argentina. Ya de más grande disfruté de Sakura Card Captors, Yu-Gi-Oh!, Shaman Kind, Digimon, Pokemón, Monsters Rancher, Beyblade entre otros. Canales como el difunto Fox Kids y Cartoon Networds me abrieron la puerta al mundo del "anime para niños", del cual mas tarde me enteraría de todas las omisiones y censuras que sufrieron para llegar a la pantalla. El fallecido Locomotion tenía mucho más contenido adulto, pero era un canal de calidad.

Pasé muy buenos ratos de la mano de éstos anime hasta que ocurrió el desastre: la decaída de Cartoon Network en cuanto a su programación (algunos prefieren ubicar el comienzo del fin con la aparición de Billy y Mandy, pero yo me arriesgo y digo que El Campamento de Lazlo lo arruinó todo), el cambio de Fox Kids a Jetix(actual DisneyXD) y el cambio de Locomotion a Animax.

Ah, y la inminente transición de la niñez a la adolescencia, y con ella la aparición de interés en canales como VH1 o MTV.

Hacia mayo-junio del 2009 ya no sabía qué hacer para pasar el aburrimiento cuando me quedaba en casa. Escribía, dibujaba, salía a los mismos lugares y sabía que tarde o temprano me aburriría. Un amigo otaku me recomendó que viera anime por YouTube. Con solo pensar en buscar los capítulos, esperar que se cargaran y después tener que verlos divididos en tres partes... me provocaba una jaqueca de esas que hacen que se te note la vena de la frente. Él insistió hablando de Death Note, el cual me contó de principio a fin, sin embargo, tengo un don para no prestarle atención a la gente solo comparable con el Señor Cabeza de Bota; por lo que no entendí gran cosa de lo que me dijo. De hecho, pensé L, Kira y Light eran la misma persona. Y que Misa era una porrista. Y Mello y Near niños obesos...

Volviendo al punto, al final me ganó la curiosidad y me vi Death Note. Y después Elfen Lied, Hellsing, Trinity Blood, Saikano, Loveless,Bokura Ga Ita...y no pude para de ver anime. Aprendí conceptos como shonen-ai, dorama, yaoi, otaku, akiba kei, entre otros. Aprendí a leer manga y unas cuantas palabras en japonés. Me envicié XD

Y producto del vicio nace Mi Viaje Por Akihabara (también abreviado Akiba), zona comercial en el distrito de Chiyoda, Japón, donde se ubican varias tiendas dedicadas a la tecnología, el anime, el manga y los videojuegos. Bien, nunca he pisado suelo japonés pero me gustaría visitar este sitio y muchos otros si llego a viajar allá. Este es mi proyecto para comentar mi punto de vista de el anime, el manga y la cultura japonesa en general.

Bienvenidos sean los que me acompañen.